Educarles en la igualdad de género

Educar en igualdad de género es tan importante en el colegio como en casa, más inclusive en el segundo caso, siendo el entorno familiar el  principal contexto a través de los cuáles niños y niñas forjarán su personalidad.

edades

Juguetes por Edades. Igualdad de género

Si no quieres que tu hija pierda oportunidades por el hecho de ser mujer o que tu hijo se vea obligado a ser fuerte y competitivo porque eso es lo que se espera de él, edúcales en la igualdad. Sólo así se evitan conductas sexistas.

A pesar de que la sociedad ha cambiado y sigue transformándose en este aspecto, todavía nos queda camino por recorrer. Si quieren que sea realmente igualitaria, y que la teoría no caiga en saco roto, los papás deben poner de su parte ya que la educación que reciben los niños es un factor clave que determinará muy en parte la personalidad que tendrán el día de mañana. El valor sobre la igualdad de género es, de hecho, uno de los pilares sobre los que se sustenta la educación. La discriminación entre hombres y mujeres se hace patente en muchos campos y e nuestras manos está cambiar ciertos prejuicios y estereotipos para que nuestros hijos e hijas vivan en una sociedad en la que cualquier persona, independientemente de su sexo, disfrute de los mismos derechos y oportunidades.

El buen ejemplo debe empezar en el hogar.

La familia es la clave en la educación y los roles que tienen en casa “mamá” y “papá” marcan la perspectiva que van a adoptar los hijos. Si ven que no hay diferencias, ellos asimilarán esa forma de actuar con total normalidad. Ya desde muy jóvenes, sabrán valerse por sí mismos y respetar como iguales tanto a mujeres como a hombres.

Todavía hoy vivimos en una sociedad machista y hay algunos prejuicios que hemos de ir cambiando para que, en un futuro, lleguemos a la no discriminación por razón de género. Por ese motivo, en casa no ha de haber diferencias entre lo que hacen los padres y las madres. A veces, ya están los roles marcados y cada progenitor realiza unas tareas concretas por cuestiones de disponibilidad o de preferencias. Aunque no tienen por qué marcar una desigualdad, ya hay una diferencia entre lo que hace mamá y lo que hace papá. Los niños lo perciben y lo adaptan a su forma de ver las cosas. Por ese motivo, lo ideal es alternar esas responsabilidades, – las tareas domésticas, la toma de decisione,s quién lleva a los niños al colegio o a las actividades extraescolares, quién les ayuda a realizar sus tareas escolares, quién va con ellos a comprar ropa, etc. para que no recaigan siempre sobre uno.

Detecta los mecanismos discriminatorios y actúa.

Lenguaje y actitudes sexistas: Aprovecha los programas de televisión, las películas que ven, los cuentos que les explicamos alguna situación cotidiana, etc. para detectar discriminaciones por cuestión de género, un lenguaje sexista, un mal ejemplo de conducta, etc. En esas situaciones, deja que el niño exprese su punto de vista con naturalidad y, si no es el que consideras adecuado, explicad las razones con argumentos de peso y ejemplos. No le recrimines su forma de pensar ni intentes imponer vuestro criterio.

Sin roles predeterminados.

Por otro lado, está el papel y las etiquetas que, a veces, se asigna equivocadamente a los niños y a las niñas en el seno del hogar. Ellas han de ser educadas, atentas, amables, sensibles y cariñosas; mientras que ellos deberían ser competitivos, independientes, fuertes, e, incluso, agresivos. Hay algunas tareas del hogar que parece que hayan sido diseñadas sólo para las niñas – fregar los platos, hacer la cama…- y, al revés, parece que sólo los niños sepan lavar el coche y ordenar el garaje. Incluso a la hora de matricular a los hijos en una actividad extraescolar o en un deporte, se hacen distinciones discriminatorias, por no hablar de las profesiones que adjudicamos directamente a los niños – ingeniero, médico, bombero, militar, etc.- y a las niñas – enfermera, maestra, modelo, secretaria, etc.-.

Y barriendo para casa…

…También en el sector de los juguetes es llamativo y necesario recalcar que son los anunciantes, marcas, distribuidores y en última instancia minoristas lo que debemos propiciar un juego ajeno de estereotipos. Llama la atención el que existan aún tipologías de juguetes claramente diferenciadas a nivel de packaging y de producto, así como que compañías de la talla de Hasbro tengan en su site un buscador por género, haciendo especial hincapié en una discriminación sexual que no debe per se existir.

Eso es todo por hoy. ¡Hasta la próxima! 😉

Djeco DJ05120
8.95€
Djeco DJ05225
18.90€
Djeco DJ08447
18.72€
Hape 0HPE4302
29.99€
Hape 0HPE5109
9.99€
Brio 34000
31.95€
Djeco DJ07235
12.50€
Djeco DJ08440
19.99€

1 Comments on this post

  1. Totalmente de acuerdo contigo, hay que educar desde pequeños sobre la igualdad y, no hay mejor ejemplo que los propios padres.
    Buen post, un saludo.

    Battery Things / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*