La patente del ladrillo LEGO

En Julio de 1958, Godtfred Kirk Christiansen solicitó una patente para un nuevo sistema de juguetes, consistía en un simple ladrillo de plástico con botones (studs) que permitía el encaje en otra pieza para poder realizar construcciones.

Esta patente sentó las bases de marca LEGO, la cual has sido fiel a su diseño durante todo este tiempo. Si cogemos un ladrillo de hace 50 años encajará perfectamente con un ladrillo recién salido de la fábrica. Lo estándares y la calidad siempre han estado en la filosofía de la empresa con sede en Billund, hasta tal punto que hay una “carta” de colores y antes de cambiarlos, LEGO avisa a los fans para que puedan ir renovando sus piezas. El caso más importante de cambio de color fue con el gris, que disgustó sobre todo a los seguidores de Star Wars que se encontraron con naves en dos tonos diferentes de gris, uno de los cuales, era claramente más “feo”.

Las patentes caducan

Para permitir que continue el progreso y la innovación, las patentes tienen una fecha de caducidad y en 1988 la patente del ladrillo LEGO caducó, lo que provocó una avalancha de nuevos competidores que adoptaron el sistema del ladrillo LEGO.

Pero no LEGO decidió seguir luchando por su invención e intentó registrar la imagen del ladrillo como marca comercial para que nadie pudiera utilizarla en la fabricación de juguetes.

Los competidores

Durante años LEGO ha estado luchando en los tribunales con sus competidores, sobre todo con la canadiense Mega Bloks, pero finalmente, todas las demandas fueron desestimadas, de forma que hoy en día es posible encontrar cientos de marcas que fabrican ladrillos compatibles con LEGO.

 

Otras patentes de LEGO

Durante los 10 primeros años, LEGO patentó todas las piezas que fue inventando, pero también lo hicieron los competidores y llegó a un momento en que casi todo estaba patentado; coches, casas, barcos, ruedas, etc….

Esto derivó a un gran número de juicios y reclamaciones, donde se rechazaron casi todas las patentes posteriores, lo que demuestras la inutilidad que tiene algunas veces el sistema de patentes americano.

 

 


About Juan Macías

view all posts

Cofundador de deMartina en 2004, y primer embajador de LEGO en España. Fan de Lego, admirador de Playmobil. Me gustan los juguetes que sirven para jugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*